EL ESTUDIO COMO LABORATORIO CREATIVO, EL ARTE COMO la FINalidad DE mi EXISTENCIA.



Pintura, escultura y fotografía.



Siempre he tenido una necesidad incontrolable de plasmar a través del color y la figura ideas que me acompañan a través de los sentimientos. No son ideas concretas, son sentimientos que se reproducen visitando el pasado, anelando el futuro y que se manifiestan en el presente, entre las tres directrices del tiempo. Mis pinturas y esculturas son el resultado de un proceso meditativo, de reflexión en la continuidad del tiempo. Y como todo en la vida, la reflexión, el momento y la idea acaba. Lo único que queda es una alteración del entorno inmediato en la que algunos se aventuran a interpretarla como una obra de arte.





La estética es un fin de vanidad pero sujeta a la percepción. Hay arte para gustar. Hay arte que gusta escandalizar. Hay arte que sirve para reclamar, gritar y para educar. Hay arte que simplemente existe para manifestarse como un momento de reconocerse a si mismo a través del medio modificador, el artista.